La Ciudad de Buenos Aires, considerada una de las peores en espacios verdes por habitante

Un informe legislativo sostiene que la Ciudad de Buenos Aires es “una de las peor rankeadas de América Latina” en materia de espacios verdes por habitante. El legislador porteño Martín Barroetaveña, del Frente de Todos, sostuvo que eso se debe “a las políticas de venta de tierras públicas” por parte de las gestiones del PRO en CABA y del ex presidente Mauricio Macri, a nivel nacional. Barroetaveña advirtió que este jueves, en la Legislatura porteña, el oficialismo quiere dar otro paso en el mismo sentido.

Se trata de la aprobación de un convenio con la empresa IRSA para construir un barrio cerrado con torres de 45 pisos, sin medir el impacto ambiental sobre la Reserva Ecológica y sobre los vecinos del barrio Rodrigo Bueno.

El informe del legislador porteño plantea “la preocupante situación de los espacios verdes” en la CABA, en el contexto de la pandemia “bajo parámetros de escasez, desigualdad territorial y espacios de baja potencialidad de uso”. Cuestiona la actitud del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta de negar esa realidad hablando de “una supuesta Ciudad Verde”.

Recuerda que en un informe anterior se había denunciado “la política de venta de tierras públicas por parte de la Ciudad y del gobierno nacional durante la presidencia de Mauricio Macri”. En esa ocasión se había precisado la venta de “más de 500 hectáreas”. A eso se sumó, en 2020, la intención de “privatizar y construir barrios de lujo en el predio de Costa Salguero”. El proyecto está, al menos demorado, por la oposición “de la sociedad (…) junto con la Justicia”.

El gobierno de Rodríguez Larreta planea aprobar este jueves 5 de agosto en la Legislatura porteña “un convenio urbanístico con la empresa IRSA por el cual se le permitirá construir un barrio cerrado con torres de 45 pisos (145 metros) en los terrenos de la ex ciudad deportiva de Boca”, en la Costanera Sur.

Se trata de un terreno de 75 hectáreas que fue cedido en forma gratuita por la Ciudad para ese uso deportivo. Son terrenos “ganados al río mediante rellenos realizados por el mismo club y no por el Estado, sin realizar estudios destinados a establecer “la conveniencia de semejante proyecto inmobiliario”.

La obra se hará “sin estudio de impacto ambiental” en una zona cercana a la Reserva Ecológica y a cien metros de la Central Costanera “responsable del 20% de la contaminación del aire en la ciudad y sin ninguna integración con el barrio Rodrigo Bueno”. El proyecto sobre esos terrenos relega “una oportunidad única para compensar la carencia de espacios públicos de calidad”.

El informe de Martín Barroetaveña, llamado “La década vendida”, analiza las políticas de suelo desarrolladas por las gestiones del PRO en la Ciudad. Esas políticas fueron de “enajenación de dominio público y negocios inmobiliarios”.

El texto sostiene que la Ciudad de Buenos Aires es “una de las peor rankeadas en cantidad de metros cuadrados de espacio verde por habitante de América Latina”. Esa situación se agrava por “la venta indiscriminada” de tierras públicas. El problema se agiganta por la desigualdad, dado que “importantes barrios tienen una carencia casi absoluta” de espacios verdes. Eso “impacta en la calidad de vida” de los habitantes de esas zonas.

El consenso internacional habla de al menos 10 o 12 metros cuadrados de espacios verdes por habitante, pero en la Ciudad se llega apenas a un total de “6 metros cuadrados”, según las cifras oficiales del Gobierno, cuando “en la realidad supera escasamente los 5m2 incluyendo las áreas naturales protegidas”, sin las cuales “quedan 4m2 de espacio verde por habitante”.

Entre 2009 y 2019, el gobierno “vendió aproximadamente 150 hectáreas a través de 26 leyes que se sancionaron en la Legislatura”.

Entre los años 2015 y 2019, las autoridades aseguran “haber creado 110 nuevas hectáreas verdes públicas”, pero en el informe se asegura que fueron solo “66 hectáreas”. En ese marco, ahora se quiere avanzar con la venta de los predios de Costa Salguero y Punta Carrasco sin ajustarse a los procesos establecidos en la Constitución de la Ciudad. A eso se suma el proyecto en la ex Ciudad Deportiva de Boca. Eso pone en riesgo la Reserva Ecológica “uno de los humedales” de la Ciudad. Eso ocurre cuando, a nivel mundial, se desaconsejan medidas para enfrentar el cambio climático en zonas costeras.

La situación es más grave en los barrios más densamente poblados de la Ciudad como Boedo, Almagro, San Cristóbal, Balvanera, donde los espacios verdes apenas llegan a 0,21 metros cuadrados en promedio por habitante. Otros barrios ya “no cuentan con espacios verdes o los están perdiendo”. Eso sucede en Villa Crespo o Santa Rita, donde el promedio llega apenas a 0,15 y 0,01 metros cuadrados, respectivamente. El panorama es similar en Parque Chas (0,20m2), Agronomía (0,29m2) o La Paternal (4m2).

Sólo cuatro barrios superan los 10m2 de espacio verde público por habitante: Puerto Madero (418m2), que contiene a la Reserva Ecológica; Villa Real (82m2) y Villa Soldati (61m2) con el Parque Indoamericano en Lugano y Soldati) y Saavedra (16m2).

Se insiste en que los barrios más populares son los más perjudicados con la pérdida de las 37 ha en Parque Roca, las 45 ha en Parque de las Victorias para instalar un Golf, o las 20 ha del parque de la Ciudad para emprendimientos inmobiliarios.