La “superluna» coincide con el comienzo del otoño: un fenómeno que no ocurría hace 40 años

La llamada “superluna de gusano” se podrá observar durante la noche de este miércoles 20 de marzo: se trata de un fenómeno en el que el satélite natural de la Tierra se ve más grande que lo normal, y que debe su nombre a que en el hemisferio norte comienza la primavera, se “calienta” el suelo y aparecen los gusanos.

Este fenómeno coincide además con la llegada del equinoccio, el cambio de estación, algo que no sucedía desde 1981 y no sucederá de nuevo hasta 2030.

La NASA considera que la Luna tiene este estado “superior” cuando son llenas y se encuentran en su punto más cercano a la Tierra: se ven, de hecho, un 30% más brillantes que las lunas habituales.

El nombre tiene que ver con el viejo almanaque de los habitantes originarios de Norteamérica. En la década del 30 comenzaron a ponerse nombres a las lunas llenas, y cada fenómeno tuvo sus particularidades.

«Luna de gusano» es la primera luna llena de marzo en referencia al deshielo primaveral en el hemisferio norte. Pero también se llama «luna de cuervo», ya que el sonido que emiten indica el final del invierno. También se llama «luna de savia”, ya que es cuando los campos vuelven a tomar el color verde que los caracterizan, siempre en el hemisferio norte.

Por nuestras latitudes, en el hemisferio sur, marcará el comienzo del otoño. Será la tercera luna llena en lo que va de 2019. A partir de las 18.58 el fenómeno se empezó a hacer visible en Argentina.

La superluna de gusano se suma así a la lista de lunas excepcionales de 2019: ya tuvimos, en enero, una “de sangre” que se vio realmente impresionante a lo largo y ancho del mundo. En febrero tuvimos la “de nieve”, que fue la más grande y brillante del año, y que no se repetirá hasta 2026.