Las empresas de colectivos advierten cortes de servicios por falta de fondos en medio de la pandemia

Tras las consecuencias del parate económico y social del aislamiento preventivo y obligatorio las empresas de colectivos que circulan por el área metropolitana advierten un “inminente corte de servicio” ante las “graves dificultades económicas”.

Las entidades que agrupan a las empresas de transporte de colectivos de servicios provinciales y comunales emitieron un comunicado explicando esta grave situación. “Las cámaras empresarias que agrupan a las empresas de transporte público de pasajeros del AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires) se encuentran en estado de alerta ante las graves dificulta­des económicas que enfrentan, producto de la brusca disminución de la recauda­ción por venta de pasajes y los fuertes atrasos en la acreditación de las compensaciones tarifarias por parte del Estado”.

De continuar esta situación -aseguran-  interrumpirán los servicios en la Provincia de Buenos Aires “en forma virtualmente inmediata” y las de jurisdicción nacional no podrán cumplir el esquema que el Gobierno había dispuesto a partir del lunes 20 de abril.

Este comunicado firmado por la Asociación Civil Transporte Automotor (ACTA), la Asociación Argentina de Empresarios del Transporte Automotor (AAETA), la Cámara del Transporte de la Provincia de Buenos Aires (CTPBA), la Cámara Empresaria de Autotransporte de Pasajeros (CEAP) y la Cámara Empresaria del Transporte Urbano de Buenos Aires (CETUBA) las empresas anunciaron a través de un comunicado que ante la falta de pago de subsidios y la caída de la recaudación las líneas provinciales.

La paralización de las actividades afectará a aquellas líneas de colectivos identificadas a partir del número 200 o mayor mientras que las que tengan un número inferior al 200, por el momento, no se verán afectadas por la medida.

En base al reclamo de las empresas, el transporte automotor en este contexto cuenta con un déficit de ingre­sos frente a los valores presupuestados de más de $5.720 millones. Además se suma la caída de la recaudación de pasajes, que desde el inicio de la cuarentena, se redujo un 92%.

Según dicho comunicado informa, «Para las empresas de jurisdicción nacional, en estas condiciones resulta imposible la prestación de servicios con frecuencia de día hábil tal como lo establecieron las autoridades a partir del día de la fecha y que de mantenerse la actual situación, deberán también ir reduciendo progresivamente los servicios hasta paralizarlos totalmente a corto plazo”.

“El sector viene en crisis de larga data: hemos perdido toda la rentabilidad y esta situación nos ubica en una situación débil. El Estado venía exigiendo que se prestase servicio de día feriado y desde el lunes pidieron que sea de día normal post pico. Aumentó bastante la frecuencia pero la demanda está planchadísima: bajó  a más del 92%. Si bien en el ámbito nacional estamos un poco mejor porque se vienen acreditando los subsidios, pero se agrava en la provincial y comunal porque no tienen asignados en tiempo y forma los subsidios y las empresas no tienen dinero ni para gasoil y problemas para pagar los salarios.”, explicó a este medio una alta fuente de la Cámara Empresaria del Transporte Urbano de Buenos Aires.

A su vez el presidente de la Asociación Civil del Transporte Automotor (ACTA), José Troilo, cargó contra el gobierno de la provincia de Buenos Aires por el “gran atraso en los pagos” de los subsidios destinados al sector.

Según cuenta el comunicado, la situación del sector impacta sobre más de 250 empresas, en su mayoría pymes que atienden aproximadamente el 80 % de los servicios de transporte público y emplean a más 50.000 personas en forma directa.